Desde Eurobikes nos cuentan que el futuro de los cascos para moto ha llegado, no  son cascos invisibles, ni como una  coraza  de  fuerza,  han  llegado  con  la  máxima  tecnología  que existe, hablamos   del   sistema   que   ya   utilizan  algunos   coches  de  proyectar  la información en la pantalla, pero en el casco la proyecta en la calota.

Se trata de  Skully AR-1, el primer casco de realidad aumentada, el cual nos ofrecerá  más información de la  que podíamos  imaginar, haciéndonos más fácil y seguros los trayectos en moto.

El inventor del  Skully AR-1 es  Marcus  Weller, motivado según cuenta  el mismo Marcus por el apoyo que le otorgo un profesor suyo de Minneapolis, el señor Archer, el cual incentivo su pasión desde niño por construir e inventar cosas, a parte  de  la  influencia  de  su  gran  profesor Marcus  sufrió  un  accidente  en motocicleta, el cual fue provocado por ir buscando una calle y choco contra el coche de delante,  desde ese momento Marcus  empezó a darle  vueltas  a una idea  para evitar esas circunstancias, algo  que permitiera  no  apartar nunca la vista de la carretera al conductor.

Sin título

A  los días  de ocurrirsele  la  idea  de un mapa  dentro del  casco a modo de pantalla  patento su idea  y  solo seis  meses después ya había  construido  un prototipo para presentar su idea  y  buscar  financiación. Busco financiación en una plataforma llamada Indiegogo y consiguió llegar al millón de dolares en 45 horas.  Actualmente   el   el   proyecto  sigue   en  tal   plataforma   a  modo  de crowdfundind y  es de las  más populares del  mundo, ya lleva  acumulado mas del 900% de la financiación que en principio Marcus marco como mínima. Unos

1940 inversores con los que ya han pagado para financiar esta idea.

Algunas  características  que ya se han desvelado  son el  gps integrado  en la pantalla,  la  reproducción  de música  en streaming y  la  conectividad bluetooth con el móvil. Además de el punto fuerte, que es la cámara de visión trasera de unos  180º,  la  cual  actúa  como un  espejo  retrovisor  implacable,  evitando cualquier punto muerto en la conducción.

Sin título

Como en todo en la  vida ya hay gente en contra de este invento,  los cuales opinan   que  tanta  información   puede  ser  un  exceso  y   provocaría   más accidentes  al   ir   atento  a  tanta  modernidad, no    obstante  sin   entrar  en polémicas  es innegable  que es una brillante  idea  y  que sin  duda habrá que esperar para ver si la homologan, estamos ya deseando probarlo…

Y la guinda del pastel… El precio, el Skully AR-1 tiene un precio de 1,499 $ para todos aquellos que decidan apostar por la idea de Marcus ahora mismo que necesita   la   financiación,   aunque   seguramente   cuando  este   totalmente homologado y a la venta en tiendas el precio se vera bastante incrementado, y ya hay disponible  dos colores,  negro o  blanco,  Por   ahora seguiremos a la espera  para  conocer más cosas sobre el,  y  ansiosos  por  el  día  en el  que podamos  probarlo.

Aquí os dejamos el vídeo de presentación para que podáis verlo. VER Skully